Economía

Menos del 10% de las empresas españolas cuentan con un programa específico sobre salud mental

  • La duración media de las bajas por salud mental se sitúa entre 9 y 12 meses lo que supone un enorme coste directo
  • Una gestión precisa sobre las personas y su cuidado en el entorno laboral ayuda a reducir los costes directos e indirectos por salud mental en las organizaciones

Un análisis realizado por Mentiness y basado en 150 entrevistas a grandes y medianas empresas estima que solo el 40% de las organizaciones españolas miden el clima laboral una o dos veces al año, y menos del 10% desarrollan estudios sobre el estado del bienestar emocional de sus colaboradores.

Hablar de salud mental en las empresas es algo muy relacionado con otros temas como el compromiso, la cultura o el clima. No son temas independientes que se tengan que tratar en contextos diferentes, ya que las dificultades de salud mental o bienestar afectan a la organización y su cultura, y viceversa.

En la actualidad, hay un cambio en el modelo de trabajo y de la empresa que tiende a centrarse más en las personas, por lo que conceptos como el salario emocional o la satisfacción, comienzan a ser tendencia. En opinión de Javier Serrano, CEO de Mentiness: “Ofrecer soluciones para mejorar la salud mental en las empresas es parte de la normalización que ha ocurrido durante los dos últimos años. Hay menos estigma, se habla más de ello y las personas piden ayuda psicológica antes que en pre-pandemia”.

La experiencia de Mentiness, la plataforma online para prevenir y cuidar la salud mental en el ámbito laboral refleja que para las empresas más pequeñas o startups los retos a los que se enfrentan están muy relacionados con un crecimiento rápido, el teletrabajo o la dificultad para atraer talento. Para este tipo de organizaciones, la respuesta debe centrarse en enseñar estrategias de prevención y crear cultura de bienestar desde la base.

Respecto a las grandes compañías se han detectado desafíos relacionados con la gestión de equipos amplios, de alcance internacional o situados en distintos puntos geográficos, además de la retención de perfiles técnicos o el liderazgo transformacional. En este sentido, la plataforma ofrece soluciones para predecir qué perfiles tienen más riesgo, conocer retos en distintos departamentos o sedes y ofrecer una solución para toda la empresa completamente adaptada.

La propuesta de Mentiness parte de la idea de que la tecnología puede prevenir los problemas de salud mental ofreciendo datos y herramientas para construir la estrategia de bienestar de las organizaciones. Sus soluciones incluyen métricas para evaluar el estado de bienestar del empleado y la empresa, formación para directivos y sesiones individuales con profesionales de la psicología y el coaching.

Impacto directo e indirecto

Mentiness también ha medido el impacto directo e indirecto de no cuidar la salud mental, tanto en las personas como en la propia organización. En este sentido, confirman que la duración media de las bajas por cualquier tema de salud mental se sitúa entre 9 y 12 meses, lo que supone un enorme coste directo. Sin embargo, detectar el problema y ponerle solución antes de cursar una baja o rotación implica eliminar directamente este coste.

Respecto a los costes indirectos de mayor impacto se observa la reducción de la productividad, el descenso en los indicadores de innovación, el empeoramiento del clima laboral y la imagen de la empresa además de aumentar las dificultades para atraer o retener talento… Estas cuantías van más allá de la persona afectada, y tienen impacto negativo en el grupo y en la organización.

El caso de éxito de TEIMAS

TEIMAS es una organización española que se dedica al desarrollo de soluciones tecnológicas innovadoras y eficientes para digitalizar la cadena de valor del residuo e impulsar la economía circular y la sostenibilidad. Desde que empiezan a trabajar en la organización, los 42 empleados de TEIMAS -incluido el CEO y los directores de área- siguen el programa de Mentiness para prevenir y cuidar la salud mental en el entorno laboral.

Esta plataforma ofrece al empleado una atención online y semanal mediante la cual las personas pueden hacer un seguimiento a través de tres pilares fundamentales: el estrés, la satisfacción personal y la satisfacción laboral. Por otro lado, la empresa obtiene también métricas en relación al estado de su cultura, engagement o clima en los distintos equipos. En función de la demanda y necesidad de la persona, la atención se completa con sesiones individuales con un psicólogo.

A su vez, TEIMAS recibe las métricas semanalmente para analizar los resultados de la salud mental de su plantilla de forma grupal y poder tomar decisiones sobre los tres aspectos analizados, entre los que se incluyen la felicidad, la calidad de vida, la gestión emocional, la satisfacción laboral (extrínseca e intrínseca), el bienestar general, la conciliación familiar y la igualdad. Toda esta información que obtiene la empresa es siempre anónima, sin posibilidad de identificar al trabajador.

Para Tamara Cutrín, responsable de Personas y Cultura en TEIMAS: “El acuerdo es muy positivo porque nos proporciona una gestión más precisa sobre las personas y las herramientas necesarias para su cuidado. A nivel empresarial, una buena salud mental de nuestros empleados contribuye a generar un clima laboral armonioso, fortaleciendo la identidad y la cultura de la empresa”. “También nos ayuda a prevenir los nocivos problemas derivados de una mala salud mental como la depresión, el desequilibrio en el sueño, los fallos en la memoria o la baja autoestima, entre otros”, concluye.