Reportajes

¿Por qué son importantes los seguros?

Los seguros con un tipo de producto que nos permite salvar nuestra estabilidad económica en el caso de que ocurra algún siniestro que no podamos preservar. Es importante mencionar que todo el mundo está expuesto a un sinfín de siniestros que pueden mermar el bienestar de aquellos que lo sufran.

Los seguros se encargan de reducir el impacto económico que pudiera tener cada siniestro siendo por ello necesario contar con seguros que protejan la estabilidad de cada persona.  A lo largo de este post analizaremos la importancia de contratar un seguro.

La importancia de los seguros

Es importante recordar que  existen numerosos tipos de seguros y cada uno de ellos protegidos de diferentes siniestros.  Por ejemplo, un seguro de hogar protegido del impacto económico que pudiera suponer un incendio en tu vivienda, o bien, un seguro de responsabilidad civil en tu vehículo te protege ante el pago de las indemnizaciones a terceros si tuvieras un accidente.

La contratación de un seguro u otro es importante por diversos motivos. Si bien, también es importante puntualizar que,  aunque existen seguros de contratación obligatorios como podría ser un seguro para los vehículos, son muchos los que no son obligatorios, aunque sí recomendables.

La contratación de un seguro de vida

Todo el mundo se pregunta si contratar un seguro de vida merece o no la pena. Si bien,  la contratación de este tipo de seguros implica proteger económicamente a los beneficiarios del mismo,  normalmente personas allegadas al tomador, en el caso del fallecimiento de este último. Esto es así pues en el momento de la muerte del tomador del seguro, los beneficiarios recibirán una indemnización en forma de capital o renta que surgirá de la cuantía de la prima pagada por el primero.

Además de la protección de las personas más alegadas al tomador,  con la contratación de este tipo de seguro supone que, en el momento de la muerte del asegurado, la hipoteca que este tenía contratada quede cancelada,  protegiendo a sus herederos para que no tengan que hacer frente al pago de la misma.

Este tipo de seguros también se contratan para casos de invalidez o incapacidad, recibiendo en estos casos los tomadores una indemnización impidiendo así el impacto que este tipo de situación pudiera tener sobre los mismos.

La contratación de un seguro del hogar

Este tipo de seguros  protege sobre los siniestros que se producirán en una vivienda,  siendo realmente recomendable su contratación, pues el impacto de un siniestro sobre una vivienda, como podría ser el incendio de la misma, puede ser devastador. Otro ejemplo de siniestro sería el sufrir un robo en el interior de la vivienda, cubriendo el seguro el valor de los bienes que han sido robados.

Dentro de este tipo de seguros  existe la cobertura de Responsabilidad Civil,  siendo la más aconsejable al proteger también ante posibles daños que pueda sufrir un tercero como consecuencia de los siniestros que se producirán en la vivienda del asegurado. Un ejemplo sería en caso de que se produciría una rotura en las tuberías de humedad que se produjeran en la vivienda colindante.

La contratación de un seguro de salud

La salud y el bienestar es algo realmente importante para cualquier persona y, desde la llegada de la pandemia, se ha tomado una mayor conciencia de ello. Es por ello que  se recomienda contar con un seguro de salud  pues, a pesar del buen sistema de salud pública que tenemos en España, presenta algunos problemas que pueden suplirse con un seguro de salud privado.

La contratación de este tipo de seguro se aconseja por numerosas razones,  entre las cuales podemos mencionar las siguientes:

  • En la mayoría de los casos se ofrecen consultas de forma online o telefónicas, facilitando así que cualquier persona pueda ser atendida sin necesidad de salir de caso o dejar a un lado sus responsabilidades.
  • Uno de los principales motivos por lo que se recomienda contratar este tipo de seguros es porque los tiempos de espera son más reducidos que en la seguridad social.
  • También ofrecemos un amplio abanico de profesionales que ofrecen una gran flexibilidad horaria.
  • Las coberturas en este tipo de seguros son muy amplias, pudiendo añadirse coberturas adicionales atendiendo a las necesidades de cada cual.

La contratación de un seguro de decesos

Este tipo de seguros cubre los gastos del entierro y los demás trámites asociados en caso del fallecimiento del tomador del seguro,  suponiendo una liberación a los allegados del mismo en el momento del fallecimiento, tanto por evitar gastos, como por la gestión de todos los trámites en un proceso tan delicado.

A pesar de que una gran cantidad de personas en España no contratan este tipo de seguro, es importante puntualizar que el coste del sepelio puede llegar a ser elevado y los trámites pueden ser dilatados, siendo recomendable su contratación impidiendo con ello complicaciones para las personas más cercanas al seguro.

La contratación de un seguro de defensa jurídica

Otro de los seguros que podemos encontrar es el seguro de defensa jurídica, por el cual l a aseguradora asume los gastos en defensa jurídica del asegurado,  es decir, de pagar los honorarios del abogado en caso de litigio o de participar en algún procedimiento administrativo, judicial o arbitral, así como en el caso de necesitar asistencia jurídica.

Si bien, este tipo de cobertura suele estar incluido en otro tipo de seguros.

Son muchos los seguros que se pueden contratar, ya sea con alguna empresa reconocida del sector de las diferentes que existen en nuestro país, si bien, a fin de cuentas, todos ellos pretenden proteger a quienes los contratan o a las personas más cercanas a los mismos. Su contratación podrá hacerse con numerosas entidades aseguradoras y, un día de hoy, se puede llevar a cabo dicha contratación a través de comparadores de seguros, facilitando con ello los trámites y pudiendo así comparar entre los diferentes seguros que mejor se adapten a las necesidades de cada cual.

Siempre es importante contar con herramientas que nos protejan ante posibles imprevistos que puedan surgir, para evitar incurrir en pérdidas como consecuencia de los mismos.