Weather , , 0°C

Financial Magazine

Actualidad

 Noticias en directo

Una de las piezas clave del transporte sostenible es el ferrocarril

Una de las piezas clave del transporte sostenible es el ferrocarril
septiembre 19
11:32 2017

El noviembre del año pasado entró en vigor, el Acuerdo de París, que es uno de los instrumentos más ambiciosos para limitar el cambio climático a escala global. Los 197 países firmantes, entre los que se cuenta la Unión Europea (UE), aceptaron unir fuerzas para que el aumento de la temperatura global durante este siglo no rebase en más de dos grados centígrados el nivel de la era preindustrial.

En este acuerdo, que ya ha sido suscrito por 160 de las partes, requiere que cada firmante defina sus propias metas mediante “contribuciones determinadas nacionalmente” y que las fortalezcan en años sucesivos. Estos progresos se irán comprobando cada cinco años; 2018 será el año inicial en que los países den cuenta de los pasos dados hasta el momento para lograr los objetivos.

En este ámbito el transporte es un elemento esencial ya que es el origen de cerca del 23% de las emisiones de CO2 en todo el mundo. En el caso de Europa, el transporte representa un tercio del consumo total de energía y es causante de más de un 20% de las emisiones de gases de efecto invernadero. También es responsable de buena parte de la contaminación atmosférica y acústica urbana, y tiene efectos perniciosos sobre el paisaje, al dividir los espacios naturales.

Hay un consenso amplio y es reducir sus emisiones en al menos un 50% antes de 2050.

En el caso del transporte ferroviario es un escenario optimista. El tren genera muy poca polución; según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) y la Unión Internacional de Ferrocarriles (UIC), es responsable del 3,5% de las emisiones de CO2 debidas al transporte. Y ello a pesar de que el 8% del transporte mundial se hace por ferrocarril. Este modo de transporte supone apenas el 0,82% del total de las emisiones de CO2.

En cuanto a Europa, la cuota total de emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) del transporte ferroviario es del 3%; los esfuerzos del sector han tenido como resultado una reducción del 35% desde 1990.

En España específicamente, entre 1992 y 2016, la actividad de transporte de Renfe en los servicios de alta velocidad en larga y media distancia  han permitido un ahorro para la sociedad estimado en 4.286 millones de euros, si se evalúa en términos económicos el impacto sobre el cambio climático, la contaminación y la tasa de accidentes que habría ocasionado el realizar este transporte por otros medios.

El uso de este ha evitado la emisión por transporte en España de más de 12,9 millones de toneladas de CO2, y un ahorro energético superior a las 2,6 millones de toneladas equivalentes de petróleo.

Con la meta de cero emisiones, el 89% del volumen de transporte de viajeros y mercancías de Renfe se desarrolla por vías electrificadas, por lo que está parcialmente descarbonizado con relación al actual mix eléctrico (53% sin emisiones y 33% renovables).

Renfe ha logrado reducir su huella de carbono un 56% desde 1990, y mantiene activa una estrategia de sostenibilidad y eficiencia energética que incluye un acuerdo con Adif en diferentes áreas: mejora de prácticas de consumo y ahorro de energía, estudio de la tracción mediante gas natural licuado o pilas de hidrógeno como posibles sustitutos del combustible fósil.

Foro – Mensajes recientes

Encuesta

¿Crees que el Ibex 35 superará los 10.600 puntos favoreciendo así un contexto de alzas?

Cargando ... Cargando ...