Economía

BBVA abre la veda del impopular cobro por los depósitos a las familias

EL INDEPENDIENTE. Los bancos españoles hacen equilibrios sobre la fina cuerda en la que se está convirtiendo su rentabilidad. Los márgenes de interés de las entidades sufren desde hace meses un estrechamiento por el impacto de los tipos negativos y los bancos deben buscar fórmulas para paliar el coste que les impone el Banco Central Europeo (BCE) por tener exceso de liquidez sin perder la rentabilidad por el camino. En este esfuerzo, están optando por eliminar la política de comisiones cero y vincular lo máximo posible a sus clientes, pero también por empezar a gravar el dinero que tienen depositado en las cuentas, especialmente el que se mantiene sin movimiento alguno.

SEGUIR LEYENDO