ActualidadPortada

Los jefes del Ibex ganan 79 veces más que sus empleados

Hace 200 años Adam Smith, padre del liberalismo económico, trató de responder a la pregunta de cuándo se puede considerar a una persona rica. Y llegó a la conclusión de que un individuo es rico o pobre en función de la mano de obra que puede contratar. Según la definición del autor de La riqueza de las naciones, muchos de los directivos de las compañías españolas cotizadas son pequeñas o incluso medianas empresas en sí mismos, ya que con su retribución se podrían contratar a decenas (en algunos casos cientos) de empleados.

Seguir leyendo.

Powered by WPeMatico