Noticias Centros formativos

Un 53,7% de los consumidores online considera que el actual e-commerce no es sostenible o duda de que lo sea

  • Al preguntar a público general, el 79,7% de los encuestados duda de la sostenibilidad del modelo actual
  • 7 de cada 10 compradores online reconocen haber comprado productos por impulso, siendo este impacto mayor en los más jóvenes, (9 de cada 10)
  • Más de la mitad de los encuestados (55,8%) han penalizado con su decisión de compra o están dispuesto a hacerlo, a empresas o marcas que no integren acciones de sostenibilidad en sus productos
  • El 88% de los encuestados consideran relevante o muy relevante que los e-commerce ofrezcan información y opciones más sostenibles, tanto de productos/servicios como respecto a la entrega de los mismos
  • El Black Friday obliga a gestionar incrementos de entregas de hasta un 40% en un corto espacio de tiempo
  • Las devoluciones llegan al 50% durante el Black Friday, frente al 20 o 30% de los periodos sin campañas promocionales

EAE Business School ha publicado el estudio “La sostenibilidad en el e-commerce actual. El impacto de nuestra decisión de compra” del que se extrae que un 53,7% de los consumidores online considera que el actual e-commerce no es sostenible o duda de que lo sea. Al preguntar a público general, sólo uno de cada cinco encuestados considera que el e-commerce actual es sostenible, mientras que el 79,7% de los encuestados duda de la sostenibilidad del modelo actual.

El estudio también revela que 7 de cada 10 compradores online reconocen haber comprado productos por impulso, siendo este impacto mayor en los más jóvenes (9 de cada 10).

El informe, coordinado por la profesora de EAE Business School, May López, incluye resultados de dos encuestas y se ha confeccionado con la colaboración de empresas pertenecientes a la Plataforma por la Movilidad Sostenible EMS.

“El E-commerce se debe adaptar a varios retos: ODS, Pacto verde europeo, Estrategia Española de Economía Circular (EEEC), El proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, El Real Decreto de envases y residuos de envases, Real Decreto para mejorar la gestión de residuos de pilas y acumuladores y de aparatos eléctricos y electrónic, o la Ley de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario, Ley de Cambio Climático y Transición energética, además de Ley Rider, futura tasa google y la protección de datos”, advierte May Lopez, autora del estudio de EAE Business School.

En el primer trimestre de 2021, el comercio especializado en alimentación ha multiplicado por seis su actividad, al igual que los restaurantes han triplicado su volumen de negocio online.

Por otro lado, los envíos exprés (en menos de 24 horas) han aumentado por encima de un 10% cada año. El 15% de los compradores online desea recibir su pedido en el mismo día y el 86% de todos los repartos son solicitados a domicilio. “Esto supone generar unos costes de hasta 3 o 4 veces mayores que los que supone vender los productos en los establecimientos. El quick-commerce tiene un mayor impacto medioambiental, por el incremento del número de desplazamientos con vehículos a media carga y requiriendo más vehículos para la entrega que por lo general son antiguos y muy contaminantes”, señala la profesora de EAE Business School.

E-COMMERCE Y BLACK FRIDAY

Campañas de marketing como el Black Friday obligan a gestionar, en algunos casos, incrementos del 30% al 40% de pedidos en un corto espacio de tiempo. “Una gestión de picos de producción temporales que incrementa aún más las incidencias durante las etapas de la entrega, empeorando la calidad del servicio y aumentando la ineficiencia de los procesos. Esto implica más entregas fallidas, más residuos, más devoluciones y al mismo tiempo mayor tráfico en las ciudades, con el evidente impacto directo e indirecto en la calidad del aire y en los accidentes de tráfico”, advierte López.

Las políticas que facilitan los procesos de devolución, en muchos casos sin coste adicional para el cliente, están generando que el porcentaje de devoluciones de las compras online se incrementen año tras año, situándose en un 20%-30% frente al 6% de las entregas B2C, lo que  sitúa España en el cuarto lugar entre los países europeos con más devoluciones. Estos porcentajes se elevan hasta el 50% de las compras, durante el Black Friday.

E-COMMERCE Y LA MODA

En el primer trimestre del 2021, el sector de la moda supuso el 9,7%, con un incremento del 51% frente al mismo periodo del año anterior.

El peso del e-commerce, sobre el total de ventas de moda en España, ha pasado de un 1,4% en 2012 a un 19,4% en el 2020. Aunque este progreso, en los últimos ocho años, resulta elevado, si se analiza su peso sobre el total de ventas de moda en otros países europeos, España se encuentra lejos del 33% de Alemania y el 47,8% en Reino Unidos. “Estos datos revelan que es muy probablemente el porcentaje a nivel nacional siga creciendo en los próximos años”, indica la autora del estudio.

INICIATIVAS PARA UN E-COMMERCE SOSTENIBLE

Más de la mitad de los encuestados (55,8%) han penalizado a las empresas poco sostenibles con su decisión de compra o están dispuesto a hacerlo. “Movimientos como entregasostenible.org hacen que se reconozca que el e-commerce es necesario y ha venido para quedarse, pero debemos garantizar que sea sostenible desde un punto de vista económico, ambiental y social, primando y reconociendo a aquellas organizaciones que están impulsando los cambios en este sentido”. En este sentido, tres de cada cuatro encuestados valorarían un distintivo que identifique la sostenibilidad de las distintas tiendas de venta online.

“Es necesario crear modelos de negocio bajo el enfoque de Economía Esférica basado en la economía circular, en la que evitemos el consumo innecesario de productos desde el diseño hasta la vida final del producto, contemplando la huella de carbono y la economía colaborativa para la eliminación de consumo innecesario de recursos naturales, pero con un enfoque 360º, donde se tenga en cuenta la responsabilidad e impacto de la organización en los empleados, en los clientes, en los proveedores, en la sociedad y en el planeta. Donde las empresas y organizaciones crezcan de forma sostenible económica, ambiental y socialmente, beneficiando a la sociedad también”, concluye.