Economía

Los fondos de infraestructuras toman posiciones en España

EL ECONOMISTAEl desembarco del australiano IFM en Naturgy, sujeto todavía al visto bueno del Gobierno, ha sido una de las últimas operaciones que ha protagonizado un fondo de infraestructuras en España. Un perfil de inversores que lleva tiempo tomando posiciones en el tejido empresarial del país: desde renovables a carreteras pasando por torres de telecomunicaciones. Un apetito que aumentará, además, en los próximos meses al calor de los fondos de recuperación europeos, que priorizarán aquellos proyectos que fomenten la transición energética o la transformación digital.

Nombres como Macquarie, Ardian, EQT, APG, PGGM o CPPIB llevan años colándose en los titulares de la prensa española, pero ¿quién hay detrás realmente de estas gestoras? En líneas generales, los fondos de infraestructuras canalizan el ahorro de diferentes inversores institucionales, como fondos de pensiones o soberanos, compañías de seguros o grandes family offices. Según explica Jorge Vázquez, socio director de la oficina de Ashurst en Madrid y socio del departamento de Corporate M&A del despacho, «los inversores de infraestructuras buscan activos que generen ingresos a largo plazo, con muy bajo riesgo. Por ejemplo: un activo que supone una oferta casi de «monopolio» en la zona en la que está, en que los ingresos no dependen de si la economía va mejor o peor o de tendencias de consumo, donde el que tiene que pagar por el activo está comprometido por muchos años, y tiene además mucha solvencia».