Educación

Tabletas para las escuelas africanas: ¿innovación tecnológica o despilfarro?

EL PAÍS. Kay Ugwuede se plantó ante sus alumnos, inflada de entusiasmo. Era 2016 y la joven nigeriana —techie convencida— encaraba su primera experiencia docente. El gobierno de Osún, al suroeste del país, había lanzado tres años antes un fastuoso proyecto. Nada menos que 150.000 flamantes tabletas para un salto educativo sin precedentes. La región se zambulliría de golpe en la sociedad del conocimiento. Conectados al vértigo digital, sus jóvenes imaginarían en códigos binarios rutas sin explorar. Transformarían una tierra eminentemente agrícola en una floreciente cantera de startups.