Educación

Miles de alumnos de 43 colegios en Madrid siguen sin incorporarse a las clases por los daños causados por la nieve

EL PAÍS. Karima Chelid vistió a sus dos hijos, de 3 y 5 años por la mañana para ir al cole. Se había convertido en un día especial. Por fin. Después de 10 días de retraso por el temporal Filomena. Después de haberse unido a otros padres y profesores el viernes pasado para limpiar los accesos y el centro. Después de haber sufrido “la ineficiencia de las administraciones, que no se pusieron a trabajar hasta el sábado pasado”. Después de ver cómo la educación a distancia, con niños de esa edad, es un comedero de cabeza. Por fin había llegado el día. Y los padres como ella, que trabaja en banca, podían recuperar su día a día en sus centros de trabajo. Pero el destino tenía preparada una sorpresa de última hora. “Pensaba que me estaban vacilando”, cuenta Chelid, la presidenta del Ampa del colegio público bilingüe Ausias March. Cuando llegaron los primeros niños, a las 7 de la mañana, cuando se reparten los desayunos, se encontraron el centro precintado. La sorpresa fue mayúscula. Y comenzó el caos y la desesperación.