Sin categoría

La solución es el negocio

A Rodrigo Coquis (Lima, Perú, 1991), su padre le regaló un coche viejo cuando tenía 22 años. «Muy contaminante», aclara. Como estudiaba ingeniería, pensó que debía crear algo para que su vehículo dejase de contaminar. «Ni sabía cómo funcionaban los carros», reconoce. Pero empezó a investigar y después de varios intentos, lo consiguió. «Se me ocurrió que quizá alguien querría comprarlo, que podía ser un negocio». Junto con un socio, presentó su idea a un concurso de la universidad para obtener financiación y, como el dinero se fue muy rápido, luego a otro y otro. «Éramos como el protagonista de Pokémon, de gimnasio en gimnasio», cuenta. Pero su prototipo no era un Pokémon ganador, solo valía para coches antiguos y necesitaban uno que sirviera para los nuevos. Con los fondos que tenían, siguieron investigando e hicieron el descubrimiento que necesitaban. «Los combustibles tienen bacterias».

Seguir leyendo

Powered by WPeMatico