Weather , , 0°C

Financial Magazine

Actualidad

 Noticias en directo

La nueva norma de provisiones abre otra brecha entre bancos grandes y pequeños

La nueva norma de provisiones abre otra brecha entre bancos grandes y pequeños
diciembre 07
09:23 2017

Los bancos más grandes optarán por modelos internos para toda su cartera.

Tras meses de tramitación y consultas, este miércoles se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el texto definitivo de la circular del Banco de España que transpone la nueva normativa contable (conocida como IFRS9) que cambia la metodología de cálculo de las provisiones de la banca, desde el actual criterio de pérdida incurrida hasta un modelo de pérdida esperada.

Las entidades, de la mano de los supervisores, los reguladores y las consultoras llevan meses trabajando para adaptarse a la entrada en vigor, el 1 de enero de 2018, de la nueva circular. Más allá de los impactos medios estimados para el sector bancario, que se situarían en unos 39 puntos básicos de capital de máxima calidad (CET1) en el conjunto de la banca europea y hasta en 100 puntos básicos en el caso de las entidades españolas, lo cierto es que desde el sector llevan un año volcados en reducir al máximo el coste que finalmente supondrá para los bancos pasar a la IFRS9.

En este contexto, el uso y el desarrollo de modelos internos para el cálculo de coberturas y pérdidas esperadas es una de las herramientas esenciales de los bancos para precisamente reducir posibles impactos negativos: la regulación prevé y fomenta que las entidades propongan y desarrollen metodologías internas que, basadas entre otros factores en su historial de venta de activos y en su experiencia acumulada, les permitan reducir los niveles de provisiones exigidos.

La norma también prevé que, en aquellos casos en los que las entidades no dispongan de modelos internos, o éstos no acaben de convencer a las autoridades supervisoras, el Banco de España desarrolle las conocidas como ‘soluciones alternativas’, que no son sino umbrales mínimos de provisiones establecidos por el regulador a partir de su propio conocimiento del mercado.

A modo de ejemplo: las soluciones alternativas del Banco de España imponen unas coberturas de los créditos ‘en vigilancia especial’ concedidos al sector promotor del 27,6% como mínimo. Es decir, que por cada 100 euros concedidos a una promotora cuya calidad crediticia empeore (por ejemplo, porque haya tenido que refinanciar otro préstamo) una entidad financiera ha de provisionar al menos 27,6 euros. Para que este banco pueda rebajar esta factura en forma de capital ha de demostrarle al supervisor que efectivamente la experiencia histórica y sus modelos le permiten prever con cierta seguridad que su capacidad de recuperación en este tipo de créditos es mayor que los mínimos establecidos en las soluciones alternativas.

El volumen importa

Fuentes financieras señalan que las ventajas potenciales de los modelos internos son tan evidentes que todos los bancos españoles han optado por desarrollar todo lo posible estos formatos. Así, al margen del tamaño de las entidades, la práctica totalidad del sector se ha volcado en tener su propio modelaje con el que rebajar al máximo la factura de la IFRS9.

El problema, según explican estas mismas fuentes, es que en los modelos internos el volumen es un asunto crucial, toda vez que en un banco con un balance pequeño es más complicado alcanzar la granularidad necesaria para tener muestras representativas de todos los tipos de activos y todas las carteras de crédito.

Así, en la práctica, la mayoría de entidades españolas de mediano y pequeño tamaño han tenido que optar por desarrollar modelos internos que no cubren todas las casuísticas. «Todos los bancos usan los modelos, pero algunos se han de acoger a las soluciones alternativas del Banco de España para algunas carteras, ya que no tienen una muestra lo suficientemente amplia como para aplicar sus propias metodologías», apuntan fuentes del sector, que insisten en que en el caso de los bancos más grandes la aplicación de modelos será para el total de sus activos crediticios.

Esta dualidad entre bancos grandes y pequeños no será del todo inocua. ¿Por qué? Porque el Banco de España deberá actualizar de forma continuada sus soluciones alternativas, en función de cómo evolucione tanto el entorno macroeconómico como la situación concreta de un sector, tanto a nivel nacional como internacional. Al revisar continuamente estas soluciones, el supervisor español tendrá un control sobre los niveles de provisiones de las entidades de menor tamaño que en cambio no tendrá sobre los bancos más grandes, ya que en condiciones normales estarán fuera del ámbito de sus soluciones alternativas. Está por ver si, una vez en vigor la circular contable, esta doble vía supone un perjuicio o un privilegio para la pequeña banca española.

Fuente: (7 de diciembre de 2017). La nueva norma de provisiones abre otra brecha entre los bancos grandes y pequeños. Expansión. http://www.expansion.com/empresas/banca/2017/12/06/5a28362e22601d5b018b45ad.html

Foro – Mensajes recientes

Encuesta

¿Crees que el Ibex 35 superará esta semana los 10.000 puntos?

Cargando ... Cargando ...